miércoles, 14 de marzo de 2007

Las viejas chotas me tienen podrido.

Hay algo más desagradable que las viejas que te miran con cara de abuelita de cuento infantil con el sólo objeto de que le cedas el lugar en una cola de banco?

Ni justicia con las viejas chotas que se rascaron el higo toda la vida y ahora por el simple hecho de no haberse muerto jovenes pretenden tener un reconocimiento que no se merecen.

Si no les dan bola ni sus hijos ni sus nietos -porque son unas viejas chotas-, porqué yo tendría ceder mi lugar en la cola para comprar churros?

2 gronchos opinaron antes que vos :

Anónimo dijo...

El tema no es darle o no darle el lugar, el tema es que pretendan hacer creer a todos que uno tiene la obligación de ceder.

Marco Denevi dijo...

No les doy el lugar ni en pedo!!!