jueves, 14 de junio de 2007

Hoy no hay foto que intente captar tu atención por nada, hoy no escribo una huevada de un renglón para no quitarte el tiempo y que sigas navegando en la web. Hoy dame tres munitos.

Vamos al tema: vi esta remera en el buen sitio de nuestro amigo bloguero Maguila.

Seamos sinceros. La onda de criticar a los 90 es un nuevo error estratégico de los Kirchner, aunque se apoyan en la necesidad de la sociedad argentina de renegar de su cuota de responsabilidad.

Los noventa, son dolorosos para algunos porque sacaron lo peor de cada uno. Por eso les duele. Lo mismo con lo del Proceso Militar. La lógica kirchnerista sobre estos dos temas es similar porque nos manipula sobre los mismos elementos: la complicidad.

No sólo porque ellos (los K) en los 90 eran menemistas y en el proceso, procesistas, sino porque el 94 por ciento de los que votaban durante ésa década eran menemistas o al menos no lo hacían por opciones anti modelo. Y del Proceso (no quiero generar otra polémica que desvie ésta), 30 mil, 100 mil, 500 mil, un millón, no eran los "25 millones de argentinos que jugamos el mundial".

Volvamos a los 90. El pobre promedio pudo ponerle azulejos al ranchito y comprar una tostadora a la espera de que le dieran electricidad. ¿A qué más se podía aspirar sin educación, oficio o iniciativa?.

El mersa promedio se compró su primer 0 kilómetro (aunque fuera un Fiat Duna blanco, haciendo un poco más rico a Macri, Franco). El clase media pedorra caminó por los pasillos del Corte Inglés comprando remeritas a 8 dólares y se emocionó comiendo pizza de parado a metros de la Fontana de Trevi.

El que la pasaba bien en los 80 la pasó mejor en los 90. Y mucho mejor en los 2007, más si en el 2001 tenía U$S en el colchón o 100 hectáreas ahora sojeras.

Si eras un niño en aquellos años, seguramente te empastaste comiendo golosinas americanas, papas transgénicas o te viniste de Miami con el gorrito de Mickey con orejas; si eras de familia medio ratona, fantaseabas estar en Disney mientras hacías tres horas de cola en los pedorros juegos del Parque de la Costa. Si eras otro tipo de niño, tal vez tuviste suerte y te adoptó el padre Grassi (ése sí que era menemista).

Si te rajaron de la fábrica o tallercito de Varela, Ingeniero Budge o en un socabón de una mina en Río Turbio (no creo que estés leyendo este blog), convengamos que tu trabajo y esa empresa no eran viables, ni con Menem ni con Stalin. Ni en Argentina ni Cuba ni en Europa. Igual, también convengamos que seguiste votando por el modelo hasta nuestros días.

Si te daba culpa comprarte ropa como la gente, un perfume, poder acceder a una licuadora o tener servicios un mendrugo mejor que los que nos había conseguido Alfonsín y toda la mersa del Proceso, te emocionaste con la Alianza y los votaste: a Pinky, a la Meijide, a De la Rúa, a Chacho (que decía que al modelo sólo había que darle transparencia), a Cavallo, Beliz, Alberto Fernández, etc.

Así que, si no marchaban con el Perro Santillán y la CCC, no me vengan con pelotudeces. En los 90, de punta a punta, aun luego del efecto Tequila, todos nos callamos la boquita. Y esa culpa no se exorcisa negándolo o puteando a una década.

Nos callamos (me incluyo para que el debate no gire sobre mi exclusión del tema), porque nos convenía. En mayor o menor medida, nos convenía (los benditos beneficios secundarios con los que atormentan los sicólogos). Si eras pobre, muy pobre, comenzaste a disfrutar las mieles del clientelismo político; si más o menos la remabas, sacaste un crédito para comprarte el departamentito. Mientras tanto, Pino Solanas seguía sacando el 0.00002 por ciento de los votos.

¿Y la clase dirigente?, la nuestra, sigue siendo tan inculta, bruta y grasa como en los 80, 90 y 2000. ¿De dónde creen que salen? De entre nosotros, nada más que apenas tienen el secundario completo y mucho tiempo para pensar como cagarnos.

¿A qué costo transitamos los 90?. A éste (no fue económico, o vas a creer que las empresas del Estado eran de "todos nosotros"). Al costo de tener que barcársela en éstos nuevos años. ¿Quiénes? Los que hoy se callan (vuelven a callarse). Los que "no dicen", los "a-dictos (sin dicción)".

Tal vez por eso hay tanto ansiolítico recetado, tanta falopa en las calles, tanto alcohol entre los púberes, tanta violencia callejera y doméstica, tanto televidente narcotizado con Tinelli o GH, tanto remedio berreta para el dolor de espaldas o la tos. Mucho Agarol, nucho yogurt Activia para poder sacar algo afuera. Mucho adicto, mucha gente que no puede elaborar correctamente su puta vida.

Mientras tanto, mediocres como los Kirchner (no los únicos), van a seguir machacando sobre los 70, 80 y 90 en la cabeza de muchos, mientras se los clavan de parados.

Si no fuera tan groncho hubiera dicho todo esto con un par de fotos y dos títulos, pero hoy no tengo ganas de pensar.

Listo.

29 gronchos opinaron antes que vos :

Anna Blume dijo...

Guauuuuuuu!

Me llevó más de tres minutos.

Te comento a la tarde cuando la tenga más clara.

Ariana Aaron dijo...

La Cristina recrea a Zulemita.

Superficial total, con carterita LV y la jeta dura de tanto botox.

Kirchner se hace el gracioso, igual que Carlo.

Estamos en un revival de los noventa.

Los K también rompen con que gracias a ellos la Argentina está mejor económicamente.

Todo vuelve, vieron?

Segúramente uno de los dos ganará la votación y al cabo de 10 años de gobierno, el poder y la economía se les escapará de control, se irán corriendo como todos y nos volverán a dejar el culo al aire como siempre lo hemos estado cada diez años.

Empecemos a comprar dólares ya.

Premini dijo...

Tamos en un revival total de los 90s, pero en cualquier momento se viene el ataque ochentoso ocn la hiper.

Turchio dijo...

Y yo que me compré una camisa Versacce, la puedo volver a usar o quedo muy noventas?

Maguila dijo...

El análisis me parrece excelente, además la idea gira en torno a lo mismo que pienso (después te mando un artículo que escribí sobre el particular para un medio) y supongo que por eso comparto, yo estudiaba en la universidad en los 90', estudiaba economía y nadie nos dijo que en realidad la Convertibilidad hacia que paguemos los viajes de la clase media y los electrodomésticos de los pobres con deuda externa (si, igual que con Martinez de Hoz), todos los profesores nos daban clases poniendo de ejemplo a la Argentina de los 90, yo creo que fueron funcionales, tontos útiles, como tantos otros sectores, hoy seguramente dan clases pregonando beneficios de industrialización basada en exportacion de soja y mañana vaya a saber que es, pero tengo el mismo sentimiento, esto es lo mismo, nada cambió mucho, nos enojamos en el 2001, pero ya se nos pasó a todos (también me incluyo), mediocres en el poder, mediocres en las aulas y un país que, a pesar de todo el melodrama montado sobre los 70', olvida fácilmente, K quizo jugar con eso, le salió mal en Capital, pero fué un tropiezo, en realidad somos bastante funcionales a que se aprovechen de nuestra falta de memoria (pero en serio), lástima que no pusiste fotos y un par de títulos, yo tampoco tenia ganas de pensar pero me obligaste.
Abrazo

Nituni dijo...

Cuanta verdad junta!

pimienta dijo...

Hoy en día los cerebros ocupan puestos de gerentes regionales en empresas multinacionales, no están en la política. De ahí el problema.

Pitty (desde el remis) dijo...

TODA LA VERDAD ESTA ACA...

condarco dijo...

Buen análisis, quedan muchas cosas afuera, pero ayuda a ordenar un poco todo este tema de mierda.

¡Aguante el Perro Santillán!!

¿Qué será de su vida?

Alejandra dijo...

Por fin escucho -leo- a alguien que dice de forma medianamente seria lo que siento.

¡YO FUI MUY FELIZ EN LOS 90!

¿Es un pecado, cagué a alguien, le robé a alguien?

¿Vendí o compré acciones de YPF o fueron los pajeros de sus empleados que los arreglaron con 8 guitas?

Viajé, compré cosas, terminé mis estudios, me rompí el orto ahorrando y la pasé bien. Me pagué un postgrado de $9500 dólares, sí dólares (ahora me quiero matar), pero lo hice.

Me la gané solita, no pedí subsidios, ni trabajaba en el IOMA. Laburaba.

OK no estaba tan iluminada como para votar al Perro Santillán, pero no muchos pueden decir lo contrario.

NO ME HAGO CARGO DE LOS 90. Cada vez que lo digo, me miran como su fuera sobrina del General Camps...

BuenaVista dijo...

Groncho, usted dice que los que no pueden cagar es porque no saben cómo resolver su participación en los 90?

Usted debería ser contratado por Carlos Menem para recuperar su imagen pública, o al menos justificar muchas cosas que pasaron.

Anónimo dijo...

Npo me haga pensar, Groncho, que para eso lo tengo a Tinelli.

Fabiana Bump dijo...

¿Y la foto?

Anna Blume dijo...

"Mucho adicto, mucha gente que no puede elaborar correctamente su puta vida"

MAESTRO!!!

Esto es sicopolítica.

En serio, ¿Puede trasladarse una patología individual a una sociedad o es un divague tuyo?

Hernán G. Silvosa dijo...

Muy lúcidos los comentarios.
Somos, todos nosotros, el resultado inexorable de una sistemática aniquilación de la educación y la cultura.

Cartele dijo...

Bien ahí

Siempre me pregunto porqué hay tanta publicidad de remedios para la tos, para el dolor muscular y laxantes.

Además de las publicidades de celulares, que obvio, es el último bastión en el que los pobres pueden incorporarse al mercado de consumo como elemento constructor de prestigio social. Eso y las motitos 50 cc.

Creo que la culpa es porque permitimos destruir el país para poder comprar un perfume barato o viajar a una isla del caribe.

No está mal. Algo es algo.

La verdad es que el fracaso de tantos años radica en la imposibilidad de ser felices, individualmente y no poder construir una sociedad donde la felicidad de todos o de la mayoría sea un motivo más para dormirse con una sonrisa en los labios.

Ahí sí que fracasamos.

De última, como dice alguien que escribió más arriba en los 90 fuimos más felices: éramos más jovenes y en el salón del Titanic no se sentía lo que pasaba abajo.

Tampoco está mal.

Sino estaríamos todos locos.

pablobariloche dijo...

los `90 fue una fiesta!! pero la mayoria de los argies no quiso participar, no porque no pudieran sino porque son tan conservadores que desconfiaban de que alguien los invite a participar. si hubieran entrado todos (y la puerta estaba abierta para cualquiera) hoy estariamos en la cima del mundo!!
los argies no se dieron cuenta y prefirieron cobijarse en el viejo dicho de "pobres pero honrados".
perdimos años respecto de los demas
por ser tan conservadores.

dejen de dormir!!!!!!

Anónimo dijo...

Al menos los K eran coherentes según usted:

En los 80 procesistas, en los noventa menemistas y ahora son kirchneristas.

El tema es qué van a ser en un par de años

nomuchodeque dijo...

Exelente!! pero no compren dolares compren Euroooos.

ladymedici dijo...

Excelente!!!!,"Mucho adicto, mucha gente que no puede elaborar correctamente su puta vida"....esa es la cuestión. Y ni siquiera pueden ver mas allá de sus narices.
Lo peor es que hay que esperar a octubre, para ver mas de lo mismo ....ya son muchos años perdidos.
Gracias por ser tan clarificador.

NeoSatan dijo...

Casi todo lo que diga esta de mas.
Que bueno que todavia hay gente que tiene la costumbre de pensar quien es quien y no conformarse con lo que le dicen o le obligan a hacer.

JOTAELE dijo...

Simplemente E X C E L E N T E!!!
Si no hubiera sido por los noventa, hoy no estaríamos leyendo esto, porque todavía existiría ENTEL..con telefonos de disco.si son jóvenes y no saben que era ENTEL preguntenle a sus padres.
Si antes pagabamos el viaje a Miami como regalo de 15 de la Yamila, ahora estamos pagando la nafta subsidiada, los transportes subisidiados, luz subsidiada y mas etceteras. ¿Cuánto puede durar el subsidio de tarifas africanas?

DHA dijo...

Muy bueno!
lastima que yo no fui a Disney!(en realidad preferia ir a L.A.)

Bugman dijo...

Es grotesco. Estamos viviendo con la infraestructura que se hizo en aquellos años. Es como si nos estuviéramos gastando la herencia de papá en putas y droga al mismo tiempo que decimos "Qué chorro era mi papá, no sabés la verguenza que me da".
Y esto sentados en el sillón del living de la casa que fue suya.

Carni dijo...

Amo tu teoría de las adicciones.

La voy a profundizar. Si gano un premio o un concurso te aviso (para que me felicites).

Tomasito dijo...

Esas mierditas de clase media, los que se horrorizan hoy con fanatismo casi religioso de los 90, se parecen a otra mierdita de clase media, la que votó por el Partido Nacional Socialista Alemán, que hizo canciller al innombrable.

Y luego de la Guerra se horrorizaban por "no haber sabido nada" de los campos de exterminio, aun cuando a uno de cada seis familias en las grandes ciudades les habían quemado la casa o el negocio y se los habían llevado sus jovenes hijos con camisas pardas o negras.

Anónimo dijo...

Te faltó decir "todos tuvimos un a sirvienta peruana".

Cruella De Vil dijo...

Lo venía leyendo en silencio, pero su post me emocionó.
Por fin uno (uno de los pocos por estos pagos blogueriles) coherente.
Le mando un beso en la frente, mire lo que le digo.
Lo sigo leyendo.

Mati dijo...

No lo había leído nunca Gron...
Es lo que somos los argentinos.
Y sabés qué?, lamentablemente soy pesimista y no creo que vayamos a cambiar.